Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
El Cuidado del Vendaje en miembros Amputados

El vendaje se debe realizar tan pronto sea posible una vez retiradas las curas. Este vendaje es de tipo compresivo cumpliendo la función de reducción del edema, moldear el muñón para la posterior adaptación a la prótesis y activación del metabolismo.

Tengamos siempre en cuenta unas recomendaciones sobre los vendajes:

  • Cambiarlo cada 4 o 6 horas.
  • Tener el muñón vendado siempre durante el primer año, una vez que se empiece a colocar la prótesis, cada vez que se retire esta, volver a vendar.
  • Masajearlo varias veces al día en el cambio de venda. Siempre en sentido ascendente para evitar edemas y por toda la zona del muñón. Acostumbrando a realizarlo por la mañana al levantarse y al acostarse a la noche.
  • Si en algún momento se notan palpitaciones o que se vuelve violeta el color de la piel quitar el vendaje inmediatamente y volver a vendar.
  • El dolor del miembro fantasma. ¿Qué es y qué factores lo desencadenan?
  • Aunque se desconocen las causas de este fenómeno, entre el 50% y el 80% de las personas después de sufrir una amputación sea de un miembro o un órgano interno refieren al doctor la sensación de que su miembro aún sigue ahí, sensación del miembro fantasma. A veces la sensación es hormigueo, otras entumecimiento, de frío y calor, o que el miembro está en posición incómoda. Pero a veces lo que sienten es dolor, en este caso se llama dolor del miembro fantasma.

Afortunadamente en la mayoría de los casos estos síntomas lentamente se van haciendo menos frecuentes y más débiles, hasta al fin desaparecer.

Se dice que una de las causas puede ser que en nuestro cerebro tenemos una zona reservada para la zona amputada, ante la falta de impulsos nerviosos que corrijan la nueva situación, nuestro cerebro sigue generando sensaciones por su cuenta que él mismo considera coherentes.

Existen factores que pueden desencadenar que el dolor del miembro fantasma empeore, entre otros:

  • Infecciones
  • Estrés
  • Cambios de clima
  • Estar demasiado cansado
  • Ejercer demasiada presión sobre el otro miembro
  • Mala circulación
  • Hinchazón en la parte del miembro que aún existe

 

Como medidas o tratamiento de los síntomas se aconseja estar lo más relajado posible, intentando relajar el miembro faltante, mantener caliente el miembro restante así como moverlo y ejercitarlo, masajear el muñón, medias de compresión y vendaje.

En el caso que sea dolor de miembro amputado y éste no desaparezca con el tiempo, la mejor solución en este caso es la medicación. Se incluyen los antidepresivos, anticonvulsivos, opiáceos (morfina), blacofeno (relajante muscular), clorpromazina, etc.

También en algunos casos resulta útil la estimulación nerviosa eléctrica (TENS, estimulación magnética transcraneal y la estimulación de la médula espinal).

Cilef te ayuda con toda la información que puedas necesitar en este y muchos otros aspectos relacionados con tu condición. Cuidado integral a tu servicio.

Publicaciones Relacionadas

Blog

Más del 50 % de los pacientes con diabetes presentarán neuropatías

Blog

Consejos para alargar la vida de su prótesis articular

Blog

Las cinco etapas del proceso de adaptación ante una amputación
Abrir chat
Cotiza con Nosotros