Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
La Amputación, Tipos y Alcance.

La amputación es un tipo de intervención que se realiza hace siglos con el objetivo de reducir la invalidez, eliminar extremidades inútiles y salvar vidas.

Se reconoce actualmente que el tratamiento de la persona amputada abarca no solo la cirugía, sino también la restauración de la función y el ajuste de un miembro artificial.

El tratamiento global del amputado debe considerarse como un proceso dinámico continuo, que comienza en el momento de la lesión y continua hasta que el paciente ha alcanzado la máxima utilidad de su prótesis y es capaz de realizar las actividades esenciales de la vida diaria y de ocupar un empleo.

Se sabe que las amputaciones de miembros inferiores son 7 u 8 veces más frecuentes que las de miembro superior. La fisioterapia interviene de manera activa durante el entrenamiento de estos pacientes amputados de extremidades inferiores para su rehabilitación.

El trabajo siguiente se enfocará sobre el tratamiento rehabilitador de las personas amputadas, especialmente los que han subido amputación miembros inferiores, a través de los ejercicios físicos. El vendaje neuro muscular terapia y la rehabilitación ambulatoria son elementos que serán analizados en todo el desarrollo y ulterior discusión de este trabajo.

La protetización de la extremidad inferior consiste en colocar una prótesis (miembro artificial) a un amputado con la finalidad de restablecer su imagen corporal y posibilitar la marcha sin ayuda de otros medios. La coordinación de un equipo es esencial para lograr buenos resultados. El equipo protésico debe constar de: cirujano ortopédico vascular, protésico, fisioterapeuta y psicólogo. La elección del tipo de encaje (cuadrangular, CAT-CAM, KBM, entre otros) del tipo de articulación de rodilla y del tipo de pie debe de hacerse con extrema atención con el fin de obtener el mejor resultado posible. Se concluye afirmando que en la valoración de los resultados funcionales de la protetización del miembro inferior se hace necesario medir la autonomía personal, pues se ha demostrado que este concepto es muy importante.

Como persona amputada y como profesionales de la salud es de gran importancia saber a qué nivel está amputado el miembro. Es de gran importancia porque nos daremos cuenta de dónde parte la prótesis, las fuerzas y el peso que soporta.

Tipos

  • Desarticulado en cadera. El apoyo está en las mismas crestas ilíacas.
  • Amputaciones supracondíleas (por encima de la rodilla). Puede ser del tercio superior, medio o inferior del fémur. Normalmente en el tercio medio e inferior la protetización suele ser mejor, al tener más músculo y hueso, es decir, más “palanca de impulsión”.
  • Desarticulado de rodilla. Suele ser menos complicada que las supracondíleas, pero no deja de tener importancia.
  • Amputaciones infracondíleas (por debajo de la rodilla). Tiene mejor protetización, aunque también varía de la cantidad de hueso por debajo de la rodilla. Las del tercio medio suelen ser las que menos problemas ocasionan según los médicos especialistas como los traumatólogos y rehabilitadores. Las más inferiores como “Syme”, “Chopar” y “Lisfranc” suelen ser más sencillas que las anteriores y con menos problemas y con adaptaciones a las prótesis.
  • Fisioterapia en el periodo postquirúrgico de una amputación
  • La rehabilitación debe ser lo más inmediata posible, es la fase más importante. Una pronta rehabilitación y un buen tratamiento del muñón está comprobado que tiene una mejor adaptación a la prótesis y por lo tanto a una mejor y más fácil reeducación a la marcha.

Es importante trabajar el muñón para moldearlo y tener una mejor adaptación a la prótesis, y la reducción del edema postquirúrgico, principalmente con vendajes. Estos vendajes se deben mantener hasta el año. Importante realizar ejercicios lo más pronto posible para comenzar con la marcha muy preparados y al mismo tiempo para evitar adherencias y retracciones musculares.

Consejos en una amputación

  • Nunca dejar el muñón colgado o flexionado cuando permanecemos sentados
  • No colocar un cojín o almohada debajo de la rodilla
  • No dejes colgar el muñón por fuera de la cama
  • No colocar un cojín debajo de las lumbares, ni entre las piernas ni debajo de las caderas
  • Procura no cruzar las piernas
  • No dobles o flexiones la rodilla cuando te encuentres acostado

Tratamiento fisioterapeutico en amputaciones

Tratamiento pre operatorio:

En esta fase es importante la realización de ejercicios generales para fortalecer toda la musculatura y tener una mejor evolución después de someterse a la operación. Es importante realizar fisioterapia respiratoria para evitar problemas. Movilizaciones pasivas, activas y asistidas, tratamiento de contracturas y estiramientos.

Tratamiento post-operatorio

Debe iniciarse lo más pronto posible. Esta fase se centra en lograr la independencia funcional, la movilidad sin la prótesis y así como la preparación para una posible prótesis. Vamos a trabajar con los vendajes compresivos para ir dando forma al muñón, movilizaciones pasivas para conservar el arco articular, ejercicios de fortalecimiento del miembro del muñón, seguiremos con el trabajo respiratorio, cuidados posturales realizando fortalecimiento de tronco y miembros, corrección postural delante del espejo y ejercicios en paralelas.

Tratamiento protésico

Una vez que haya ganado fuerza muscular empezamos con la recepción de la prótesis. En una primera fase empezará a aprender a colocársela y quitársela correctamente para ir aumentando su tolerancia, ejercicios de equilibrio, corrección postural delante del espejo, distribución del peso entre los dos miembros, balanceos anteroposteriores y laterales, patrones estáticos de la marcha y de la postura. En una segunda fase los patrones serán dinámicos, entrenamientos en paralelas y comienzo del aprendizaje del uso de material de apoyo como bastones y corrección del patrón de la marcha. En una tercera fase los patrones dinámicos se realizarán fuera de las paralelas y empezaremos a utilizar superficies irregulares, aumentando distancias y disminuyendo el uso de bastones. En una última fase los patrones dinámicos se realizarán en superficies irregulares, subir y bajar escaleras, y la incorporación desde el suelo en caso de caídas.

 

Publicaciones Relacionadas

Blog

Más del 50 % de los pacientes con diabetes presentarán neuropatías

Blog

Consejos para alargar la vida de su prótesis articular

Blog

Las cinco etapas del proceso de adaptación ante una amputación
Abrir chat
Cotiza con Nosotros