Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Conoce cómo afrontar la dolorosa neuropatía periférica

La neuropatía periférica es un trastorno que se caracteriza por tener daños en los nervios que transmiten las sensaciones al sistema nervioso central, lo que incluye la médula espinal y el cerebro. Los nervios periféricos que primero se ven afectados están, generalmente, en las manos y los pies.

Desgraciadamente, el problema puede evolucionar y causar úlceras de pie, al punto de tener que amputar la extremidad.

Tipos de neuropatías

Neuropatía motora

Esta afecta a los músculos, debilitándolos y deteriorándolos. A su vez, un desequilibrio muscular en los pies puede dar lugar a contracturas y deformaciones, como el dedo en martillo.

Desgraciadamente, las deformaciones del pie, como el dedo en martillo y los juanetes, son un importante factor de riesgo que añaden complicaciones en las personas con diabetes. Por lo tanto, estas deformaciones requieren cuidados especiales y es vital acudir a la consulta del podólogo.

Neuropatía autonómica

Afecta los pies disminuyendo la sudoración, lo que reseca y agrieta la piel. Estos agrietamientos pueden ser portales para las bacterias, que pueden causar infecciones y deben tratarse con rapidez y agresividad.

Las personas que padecen neuropatía autonómica deben hidratar sus pies con regularidad, unas dos veces al día. Si los preparados sin receta médica no surten efecto, el podólogo podría sugerirle el uso de algún producto alternativo.

Neuropatía sensorial

Esta hace que la persona no sienta dolor alguno o que sienta demasiado dolor en la zona afectada. Si la sensibilidad disminuye a causa de la neuropatía periférica, es posible que no se observen traumatismos de segundo orden en la piel y, por lo tanto, no se traten. Como consecuencia, la piel podría ulcerarse e infectarse. Se trata de un precursor común de amputaciones.

Diagnóstico y tratamiento

El médico puede confirmar un diagnóstico con una serie de exámenes neurológicos, por ejemplo:

  • Comprobar la capacidad de la persona para sentir el suave roce de una fibra monofilamento (similar a un sedal de pesca)
  • Sensación térmica
  • Evaluar la capacidad del paciente para sentir vibraciones con un diapasón o una máquina vibradora eléctrica
  • Estudios de conducción nerviosa que registran el tiempo de transmisión de un estímulo eléctrico a través de un nervio.

El primer paso para prevenir o tratar la neuropatía periférica es el óptimo control de la glucosa en sangre. De igual modo el tratamiento puede consistir en una dieta, ejercicio y medicación. El control de los niveles de glucosa en sangre varias veces al día puede indicarle si va por buen camino.

Más que dolor

No debería ignorarse el impacto psicológico del dolor crónico. El solo hecho de padecer diabetes puede ser una situación muy difícil de afrontar, incluso sin neuropatía. Pincharse los dedos reiteradamente, ser constantes en los programas de ejercicios, dietas especiales y mantener los horarios de toma de la medicación, todo al mismo tiempo, puede afectar a su calidad de vida.

Sumemos a esto el dolor crónico, y una situación como ésa puede ser psicológicamente agotadora. Por lo tanto, una consulta a un profesional de la salud mental puede ser una buena idea para muchas de las personas que se enfrentan a estos problemas.

Lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra, y en ocasiones es necesario combinar terapias para aliviar los síntomas. Contáctanos, estamos seguros que podemos ayudarte a controlar esta situación.

 

Fuente: amputee-coalition.org

Publicaciones Relacionadas

Blog

Más del 50 % de los pacientes con diabetes presentarán neuropatías

Blog

Consejos para alargar la vida de su prótesis articular

Blog

Las cinco etapas del proceso de adaptación ante una amputación
Abrir chat
Cotiza con Nosotros