Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
El Podólogo en el cuidado del Pie Diabético. Los pies sobre la Tierra.

De la misma forma que el endocrinólogo debe atender las interacciones metabólicas sistémicas en el paciente diabético, el podólogo juega un papel similar respecto a la atención y cuidados periódicos en las repercusiones que estas alteraciones tienen en el pie del paciente diabético.

Hoy día, se ha demostrado que no es suficiente con la educación diabetológica del paciente y sus familiares, siendo la evaluación rutinaria y el manejo por parte de profesionales sanitarios la llave para evitar los efectos devastadores que la diabetes ocasiona en los pies de los diabéticos.

La diabetes es una enfermedad compleja que atañe a muchos más factores que la simple alteración de las cifras de glucemia, afectando a sistemas y órganos como el excretor, neurológico, cardiovascular, óptico, musculo esquelético, e inmunológico entre otros. Es por esto por lo que este complicado proceso requiere la atención de varias especialidades médicas y de atención integral por medio de cursos de educación diabetológica, seguimiento tenaz por parte de los profesionales, y todas aquella actuaciones que ayuden a reducir la morbilidad y la mortalidad ocasionada por el compromiso en el que se ve expuesto el pie de los pacientes diabéticos.

Las personas con diabetes, como hemos venido mencionando, pueden llegar a desarrollar muchos problemas en los pies. Los problemas más comunes pueden agravarse, llegando incluso en algunos casos a la amputación. Es por eso que te compartimos esta sencilla pero práctica guía que nos ofrece la American Diabetes Association:

Inspecciona tus pies cuidadosamente diariamente en busca de ampollas, llagas, manchas rojas, rasguños o cortes en la piel que tal vez puedas no llegar a sentir. Asegúrate de verificar entre los dedos. En caso de lesión acudir al pódologo.

Haz que tu podólogo revise tus pies en cada visita de rutina.

Hidrata los pies secos con una capa delgada de vaselina o crema para la piel. Sin embargo, no te frotes los aceites o cremas entre los dedos de los pies, ya que la humedad extra en esa área puede desencadenar una infección

Nunca cortes los callos de tus pies tú mismo, un mal corte puede conducir a una úlcera. Visita al podólogo para que él sea quien elimine los callos.

No utilices botellas de agua caliente, almohadillas calientes o mantas eléctricas para calentarte los pies. Puedes quemarte sin darte cuenta y propiciar una infección.

  • Corta las uñas de tus pies de manera recta y lima los bordes cuidadosamente con una lima de uñas.
  • Acudir al podólogo en caso de cambio de color de las uñas.
  • Usa zapatos cómodos y planos. Ablanda los nuevos poco a poco.
  • Nunca andes descalzo. Tus pies necesitan la protección de los zapatos.
  • Siempre revisa tus zapatos antes de ponértelos. Asegúrate que estén lisos y que no haya objetos en su interior.

En Cilef contamos con especialistas que te ayudarán a mantener la salud del pie y corregir alteraciones de origen dermatológico u ortopédico que no requieran tratamientos invasivos..

Nuestros podólogos harán primordialmente una labor de prevención y educación: En caso de encontrar alguna patología, el profesional debe ser capaz de derivar a quien corresponda, en forma inmediata. El tiempo en que se demora esto puede resultar en una amputación. El pie diabético es una enfermedad compleja, responsable del 70% de las amputaciones realizadas en adultos.

Entre las tareas de educación que realizan los Podólogos de Cilef  y que ayudan a la prevención del pie diabético, está educar en la higiene del pie, con énfasis en el secado y la humectación. También, recomendaciones sobre el uso de calzado y calcetas y la onicotomía (corte de uñas).

Publicaciones Relacionadas

Blog

Más del 50 % de los pacientes con diabetes presentarán neuropatías

Blog

Consejos para alargar la vida de su prótesis articular

Blog

Las cinco etapas del proceso de adaptación ante una amputación
Abrir chat
Cotiza con Nosotros