Infecciones Frecuentes en la piel de los Ancianos

Cómo el láser destruye la onicomicosis
12 marzo, 2018
Cilef Medical a la Vanguadia en tecnología de Liner ICEROSS®
21 marzo, 2018

Infecciones Frecuentes en la piel de los Ancianos

Hoy en Cilef queremos abordar las patologías en piel de nuestros amados ancianos y dedicarles esta orientación, que permitirá ayudarles a la hora de enfrentar alguna de ellas. No suelen ser procesos muy graves, pero pueden conllevar una disminución progresiva de la calidad de vida del paciente

La epidermis de los mayores posee unas características que la hacen más susceptible de presentar patologías

La piel del anciano posee características que la hacen más susceptible de presentar diversas patologías. Conforme se van cumpliendo años, la piel va sufriendo una serie de cambios fisiológicos que favorecen las infecciones de la piel. La piel,  hay que cuidarla siempre y no dejar nunca de protegerla del sol y de hidratarla. Esto y unos hábitos de vida saludable ayudarán a mantener una piel menos propensa a las enfermedades cutáneas.

La frecuencia de las enfermedades cutáneas se incrementa con la edad, de modo que, a los 70 años, un 70% de estos pacientes tiene algún problema dermatológico o varios. Entre las causas más frecuentes destacan la elastosis solar, la xerosis cutánea y las neoplasias cutáneas benignas. Aunque generalmente no son procesos muy graves, conllevan una significativa morbilidad y una disminución importante de la calidad de vida del paciente.

La piel xerótica es una piel seca, agrietada y fisurada que se observa con mayor frecuencia en los pacientes ancianos. La xerosis se ve favorecida por la disminución de la actividad de las glándulas sebáceas y de la producción del sudor por las glándulas ecrinas, lo que predispone a la pérdida transepidérmica de agua, que favorecerá la aparición de las grietas o fisuras.

Suele producir prurito asociado, que ocasiona otras lesiones secundarias, como excoraciones o liquenificaciones por el rascamiento. Posteriormente, los patógenos y alérgenos ambientales pueden penetrar más fácilmente en la epidermis, aumentando el riesgo de infecciones y de dermatitis alérgica de contacto, respectivamente. La zona más frecuentemente afectada es la cara anterolateral de las piernas, seguida de la espalda, los flancos, el abdomen, la cintura y los brazos. Generalmente respeta las axilas, la cara, las articulaciones y el cuero cabelludo.

La xerosis empeora con el clima frío y seco, por lo que se agrava en los meses de invierno y con el aire acondicionado. Es muy importante en esta época del año y siempre, mantener la piel bien hidratada. No se recomiendan las friegas con alcohol a las que algunas personas son tan aficionadas, y tampoco los baños excesivamente calientes.

Infecciones

Con el paso del tiempo, nuestros órganos empiezan a deteriorarse mientras pierden su vitalidad. La piel no es una excepción y, tal vez, sea el lugar donde los cambios son más notorios. Mientras que en las primeras etapas de nuestra vida la renovación de la piel es rápida, en la adultez y vejez esta empieza a hacerse, inevitablemente, más lenta.

Como hemos mencionado en otras entregas, el clima, la contaminación ambiental, la alimentación e, incluso, el hábito de fumar, son algunos de los factores más importantes que la dañan y afectan considerablemente. Por eso, aquí te presentamos los 3 problemas cutáneos más comunes en los adultos mayores.

Prurito

El prurito se caracteriza por un deseo incontrolable de rascarse pues la piel se irrita por diversas circunstancias. Aunque es el principal síntoma de la insuficiencia renal. Esto quiere decir que, a raíz del mal funcionamiento de los riñones, el ácido úrico no puede eliminarse naturalmente.

Para aliviar la picazón, los pacientes deben evitar el uso de cremas, jabones, shampoos y detergentes fuertes. Además deben alejarse de objetos que, probablemente, generen más irritación como la ropa hecha de lana. Para tratarla, recomendamos el uso de cremas que hidratan y desinflaman la piel.

Cinco alergias de la piel que debes conocer

Psoriasis

Es un mal que nace en el sistema inmunológico, pues las células conocidas como linfocitos T se activan de tal manera que terminan originando que el proceso de recambio celular de la epidermis pase de durar 30 días a tan solo cuatro. Lo que provoca picazón y dolor.

La psoriasis puede manifestarse desde el comienzo o cuando ya está en una etapa avanzada. Sus síntomas, incluso, pueden aparecer y desaparecer constantemente. Las manifestaciones más conocidas son las lesiones en forma de placas rojizas que se cubren por unas “escamas” un poco blanquecinas.

Las zonas que más sufren con ella son el codo, el cuero cabelludo, las rodillas, la espalda y las nalgas. Y según su gravedad se clasifican en:

  • Leve: Ocupa el 2% o menos de la superficie corporal.
  • Moderada: Cubre entre 2% y 10% de la piel.
  • Grave: Está presente en más del 10% de la epidermis.

El tratamiento depende de cada caso y entre ellos destacan:

  • Uso tópico: cremas, lociones y pomadas.
  • Fototerapia: consiste en la exposición a una fuente de luz ultravioleta artificial (UVB).
  • Fármacos: algunos por la vía oral y otros son inyectables

Herpes zóster

Ya lo mencionamos más arriba en la nota. El virus herpes zoster, el mismo que causa la varicela, puede alojarse en el cuerpo durante varias décadas y aprovechar cualquier condición de debilitamiento de la salud para atacar nuevamente. En este caso, infectan la piel causando la aparición de pequeñas ampollas y erupciones, con líquido.

Hace daño, generalmente en las zonas del pecho y la espalda, sobre las que crecen unas vesículas celulares que, poco a poco, se van transformando hasta terminar siendo una costra sensible y dolorosa, incluso con el contacto con la ropa.

No existe una forma clara de prevenir esta enfermedad. Sin embargo, si se aplica a los adultos mayores la misma vacuna para prevenir la varicela que se usa con los niños, las posibilidades de enfermedad disminuyen.

Otras infecciones que se pueden referir por su frecuencia en pacientes son: las onicomicosis (infección de las uñas por hongos), las candidiasis y las producidas por virus como el herpes zoster.

Esperamos que este material sea de gran utilidad para ustedes nuestros seguidores y sus adultos mayores, de no ser así compártela con amigos a quienes sabes les ayudarán a solventar situaciones como las referidas.